Aproximaciones a Blanca Varela III: Magda Portal.

Y las mujeres estaban ahí, justo al lado…

20130619-010556.jpg

Magda Portal nació en el distrito limeño de Barranco el 27 de mayo de 1903, hija de Pedro Pablo Portal Ortega y Rosa Moreno del Risco. Ingresó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en pleno auge del movimiento reformista universitario que fundó las Universidades Populares «González Prada». Pronto destacó como escritora. En 1923 obtuvo el primer premio de los Juegos Florales promovidos por la Facultad de Letras sanmarquina con su poemario Ánima absorta, negándose a recibir el galardón de manos del presidente Leguía, como acto de protesta por su fraudulenta reelección, así como por la deportación de los miembros de la Revista Amauta, fundada por el anteriormente citado Jose Carlos Mariátegui (1895-1930), y en la cual participó publicando sus primeros poemas.

Quisiera perderme de mí misma
limbo de mi pensamiento
y haber perdido la mirada angustiosa
de mis ojos
para los pasos arrebatados por la muerte

Perderme de los hilos tensos
que el corazón tiende a los cuatro
puntos cardinales de la vida

Saltar el círculo que me aprisiona
y en el que se debate
serpiente cercada de llamas
mi juventud inútil

Perderse! Tendido vuelo
por sobre las agujas de las ciudades
más altas por sobre el mar
como un globo cargado de oxígeno
que sueltan a merced de los vientos

L e j o s Más allá de todas las distancias

L e j o s d e m í

Un día seré libre, aún más libre que el viento,
será claro mi canto de audaz liberación
y hasta me habré librado de este remordimiento
secreto que me hunde su astilla al corazón.
Un día seré libre con los brazos abiertos,
con los ojos abiertos y limpios frente al sol,
el Miedo y el Recuerdo no estarán encubiertos
y agazapados para desgarrarme mejor.
Un día seré libre . . . Seré libre presiento,
con una gran sonrisa a flor de corazón,
con una gran sonrisa como no tengo hoy.
Y ya no habrá la sombra de mi remordimiento,
el cobarde silencio que merma mi Emoción.
Un día habré logrado la verdad de mi Yo!

Ven, bésame!…
Qué importa que algo oscuro
Me esté royendo el alma
Con sus dientes?

Yo soy tuya y tú eres mío… bésame!
No lloro hoy… Me ahoga la alegría,
Una extraña alegría
Que yo no sé de dónde viene.

Tú eres mío… ¿Tú eres mío?…
Una puerta de hielo
Hay entre tú y yo:
Tu pensamiento!

Eso que te golpea en el cerebro
Y cuyo martillar
Me escapa…

Ven, bésame… ¿Qué importa?…
Te llamó el corazón toda la noche,
Y ahora que estás tú, tu carne y tu alma,
Qué he de fijarme en lo que has hecho ayer?
¡Qué importa!

Ven, bésame… tus labios,
Tus ojos y tus manos…
Luego… nada…
Y tu alma? Y tu alma!

La crítica de la época coloca a Magda junto al trío más importante de la poesía femenina hispanoamericana de las primeras décadas del siglo XX: Delmira Agustini, Juana de Ibarbourou y Gabriela Mistral.

Los primeros textos de Ánima Absorta comenzó a difundirlos en revistas, bajo el seudónimo de Tula Sovaina, probablemente invitando, provocadora, a la pronunciación tú-la-so-vaina (remedando la confusión andina entre “so” y “su”), donde el vocablo “vaina” juega con el sentido de ‘molestia’ o, quizás, ‘tontería’, connotando además el sexo femenino.

Posteriormente escribe el que será su segundo poemario (según el manuscrito publicado en 1929),Vidrios de amor, en el que se percibe la maduración artística de Portal abordando el tema de la maternidad, tanto la suya (su embarazo y el nacimiento de su hija) como la de su propia madre. Si bien en Ánima Absorta la estética es claramente modernista y la temática fundamental hace referencia al amor erótico, es en Vidrios de Amor y en sus poemas a la madre donde claramente se vislumbra su inconformismo, el rechazo al comportamiento femenino dado y el rechazo a la reglas sociales que marcarán la trayectoria feminista de Magda:

con cuántas lágrimas me forjaste?

he tenido tantas veces
la actitud de los árboles suicidas
en los caminos polvorientos y solos

secretamente, sin que lo sepas
debe dolerte todo
por haberme hecho así, sin una dulzura
para mis ácidos dolores

de dónde vine yo con mi fiereza
para conformarme?
yo no conozco la alegría
carroussel de niñez que no he soñado nunca

ah! – y sin embargo
amo de tal manera la alegría
como amarán las amargas plantas
un fruto dulce

madre
receptora alerta
hoy no respondas porque te ahogarías
hoy no respondas a mi llanto
casi sin lágrimas

hundo mi angustia en mí para mirar
la rama izquierda de mi vida
que no haya puesto sino amor
al amasar el corazón de mi hija
quisiera defenderla de mí misma
como de una fiera
de estos ojos delatores
de esta voz desgarrada
donde el insomnio hace cavernas

y para ella ser alegre,
ingenua, niña
como si todas las campanas de alegría

sonaran en mi corazón su pascua eterna.

En esos poemas de 1923-1924 brota una escritura vanguardista que cuajará en el logrado poemario Una esperanza y el mar (1927).

NO TENGO PROCEDENCIA

amo la tierra

porque vengo del seno de la Tierra

pero tengo los brazos

tendidos al Mar

el sol castiga mis espaldas

y la sonrisa de la mañana

tiene besos salobres

abre sus rejas la ciudad

para los esclavos del hambre

donde el hombre tatuado de tristeza

muerde el pan cotidiano:

«todos los días son iguales»

gran argolla

ojos de ajusticiado

manos que arañan las ideas oscuras

nubes alegres

alegría del campo

alegría del cielo

alegría del mar

De Costa Sur (1945) y Constancia del ser (1965), solo cinco poemas fueron publicados en diarios y revistas, y es en ellos donde Portal depuró su poesía comprometida con el cambio revolucionario:

Anhelo

Amplíame oh dios los horizontes
alúmbrame los mares y los vientos
estoy hundida aquí como entre muros
de obscurdad y de silencio.

No quiero más ser yedra ni ser musgo
ala yo siempre fui ala ligera
que mi dolor no pese sobre mis hombros flacos
que no me entraben más cadenas.

Desnuda fui desnuda soy de todo
y canto más desnuda más sin pena
que me baste saber que soy la que ama
la que ama y nada espera.

Regando voy mi sangre por la tierra
amaneciendo sobre cada surco
muriendo renaciendo
con mi lámpara a cuestas.

Que nadie vea mi costado herido
ni mis manos mordidas por las fieras
mientras no olvide el corazón su canto
sembrando iré mi estrella.

Tenemos que morir César Vallejo Alberto Hidalgo

sin terminar de hacer lo que hay que hacer de todos modos

morir sin liberar el aire el cielo el agua

los caminos

para que los disfruten todos

los pueblos de la tierra

Miedo

Miedo de decir miedo de que fluyeran en río incontenible
las palabras dulces y extrañas unas veces con sabor a sal
a yodo a olores profundos otras siniestras y terribles como
sangre recién vertida otras ay! como el agudo grito
que de salir podrá taladrar la noche

Pero estabas cerrada en tu silencio de piedra mientras
te bullía en el corazón en los ojos en los oídos todo
el tumulto de las palabras esa música jamás gustada
con tonalidades de infierno y trémolos de muerte

¿Por qué no te darían otra boca otras manos tal vez?
otros pies para ir por los caminos del mundo nueva Niobe
perseguida por el aguijón cruel de todos los deseos
cantando tu dolor diciendo tu inesperanza vertiendo a
raudales tu voz enloquecida?

En tus ojos lejanos se reflejaba el sol con los oros
temblorosos del atardecer

Siguiendo los pasos de su antecesora, Flora Tristán, Magda Portal fundó el Movimiento Feminista Peruano, abandonando esta Pasionaria del Perú sus inquietudes poéticas para dedicarse con ahínco durante años a labores políticas en el Partido Aprista. Dicho partido fue fundado por Haya de la Torre para construir la Justicia Social con Pan y Libertad en el Perú; luego en Iberoamérica y cuya línea política internacional se enmarcaba en un antiimperialismo adaptado a la realidad iberoamericana y mundial. Magda destruyó su primer manuscrito, Ánima Absorta, como acto simbólico de separación de su vida creativa del pasado y esta nueva vocación política, siendo ardua la tarea de compilación de su obra poética a la que se ha dedicado con esmero Daniel R. Reedy.

Resulta esclarecedora su visión poética, que queda reflejada en su ensayo El nuevo poema y su orientación hacia una estética económica ya por 1928, donde plasma su concepto de vanguardia como una fusión entre una estética experimental reflejo de la modernidad urbana de principios de siglo, y el compromiso social y político de la lucha de clases:

Así como nadie puede ser indiferente al espectáculo de una tempestad, nadie tampoco puede ser indiferente al espectáculo de una Revolución. La infidelidad al arte no es en estos casos una cuestión de flaqueza estética sino una cuestión de sensibilidad histórica […] La Inteligencia y el Sentimiento no pueden ser apolíticos. No pueden serlo sobre todo en una época principalmente política. La gran emoción contemporánea es la emoción revolucionaria. ¿Cómo puede entonces, un artista, un pensador, ser insensible a ella?

De su periodo de activismo político en el Partido Aprista son múltiples sus contribuciones, siendo deportada y encarcelada en varias ocasiones, mientras fundaba nuevas sedes del Movimiento en México, Cuba y América Central. Ejercía como dirigente partidaria, conferenciante, periodista y organizadora de comités femeninos en toda esa amplia región del continente. Fue mano derecha del fundador del partido, si bien se acabó desligando de sus ideas tras años de filiación, profundamente decepcionada al comprobar que sus camaradas consideraban nuevamente a las mujeres como ciudadanos de segunda categoría en sus planteamientos sociales y políticos.

20130619-010851.jpg

Tras abandonar el ejercicio político tuvo un activo desempeño como gestora cultural y ejerció durante 12 años la representación en Perú del Fondo de Cultura Económica de México, inaugurando en 1961 la agencia de dicha editorial en el Perú, desempeñándose como su primera directora (siendo su sucesora en el cargo posteriormente Blanca Varela), siendo además presidenta de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas entre 1980 y 1986.

Magda Portal falleció en Lima el 11 de julio de 1989, dejándonos un legado cultural aún bastante desconocido y poco valorado, dejándonos a todas un poquito más huérfanas.

20130619-010832.jpg

Un comentario

  1. Me ha encantado Magda Portal, «La vanguardia peruana» y las aproximaciones a Blanca Varela… pero ¿Y Blanca Varela? ¿Y César Vallejo?…
    Ha sido gratificante leer estas entradas.

    Un beso.

    Gio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s