Paola F. Zurbarán

2 comentarios

  1. Un extraño ser que está entre la palabra, la imagen y el ectoplasma de lo carnal. Una vagina que deja rastros de de sus pasos, cada vez que suspira…. alguien desconocido para los cercanos, y misterioso para los lingüistas. Un valle, deseado para su conquista, un monte donde clavaría mi pica, como clavaron la de Flandes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s