Del recodo sale la bestia, dejando las raíces al aire, esos domingos en funciones demasiado lejos del hogar.

Y soy elefante cíclico, camino mis muertes,

rezo a mis ancianos,

para volver a nacer otra vez,

dejando en la andadura  cascaras,

hijos,

muertos.

Y el polvo.

Y el canto.

Para volver a arrancar las raíces.

Volver a empezar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s